“¡Dentro de dos semanas es la comunión de mi sobrina y no sabemos aún que regalarle!” “Había pensado en algo personal, de esos pequeños detalles que al cabo de los años reaparecen y hacen que incluso se nos escape alguna lagrimita…”, “pero claro, cómo competir con un videojuego o el Smartphone que Tío Julio tiene pensado regalarle. Claro, es tan fácil ir a una tienda de tecnología y comprar la última de las tecnologías…”

Todos hemos tenido momentos en los que no sabíamos qué regalar, pero estábamos cansados de que los regalos de siempre cayesen en el olvido.  Y así, cuando mi amiga me contaba su problema mientras nos tomábamos un café, le conté esta historia, la de mi hermana pequeña el día de su bautizo.

Fue un 14 de Mayo, o el 13, quizás el 11… no me acuerdo muy bien, son de esas fechas en las que comuniones, bautizos, bodas, graduaciones y algún que otro compromiso se suceden uno detrás de otro sin que apenas tengas tiempo de pensar en qué ponerte.

Era el día del bautizo de mi hermana y tras la comida en el restaurante, estaba rodeada de numerosos paquetes, sobres de dinero y fotografías que apenas dejaban respirar a la familia. Pero fue un día muy especial que todos recordamos con gran cariño.

Quizás mi hermana Inés no se acuerde muy bien de si esa esclava de oro era de un cumpleaños o de su comunión, o si el reproductor DVD portátil era del Tío Carlos o del primo Sergio. Pero lo que sí le marcó fue su oso de peluche.

No era un oso de peluche cualquiera, se lo regaló la Tía Luisa y tenía una pequeña mantita de color rosa enrollada con un lazo y un bordado que ponía Inés.

Sólo era un pequeño detalle, pero lo cierto es que mi hermana desde ese día no lo ha soltado, durante muchos años durmió abrazada a él y aunque ahora es más mayor ahí sigue haciéndola compañía en su estantería rodeado de algunas fotografías.

Sin duda cuando pensamos en la otra persona a la hora de escoger un regalo, aunque sólo sea por unos momentos, éste adquiere más importancia y llega incluso a emocionar.

Así que igual que le recomendé a mi amiga aquella tarde tomando un café, ¿porqué no escoger el regalo perfecto para esa comunión o bautizo y personalizar el regalo con su nombre, esa fecha tan importante o una frase de afecto? Déjate aconsejar por 13puntadas y escoge entre las numerosas posibilidades que te ofrecemos. Un bolso, peluches, mochilas, ropa de cama,etc…

¡Redescubre todo lo que los bordados pueden ofrecer!